5 consejos para mejorar tu liderazgo en la oficina

¿Es el liderazgo en su carrera el futuro? O, ¿ya estás en un puesto de dirección y estás buscando con impaciencia maneras de ser aún mejor? Aquí están las buenas noticias: Independientemente de tu rango o posición actual, hay muchas maneras diferentes de dar un impulso a tus habilidades de liderazgo en el trabajo. Recuerda que ahorras al comprar material de oficina en hipermaterial

Ponga en juego algunos (¡o todos!) de estos 5 consejos en la oficina, y seguro que se transformará en el tipo de líder que todo el mundo admira, tanto si tiene el título como si no.

Ofrecerse a ayudar a alguien

Esto es lo que es fácil de olvidar de ser un líder: La mayoría de las veces, implica poner las necesidades y prioridades de los demás muy por encima de las tuyas. No importa lo que esté en tu lista de tareas del día, si uno de tus informes directos tiene un problema, es tu trabajo intervenir y arreglarlo.

Incluso si no tienes el título elegante que dice que eres un gerente o supervisor todavía, esa es una actitud que puedes adoptar inmediatamente.

Si ves a un miembro del equipo luchando con un proyecto difícil… Ofrécete para sentarte y hablar de ello con ella. Si un colega está absolutamente enterrado bajo el trabajo… Vean si hay algo, incluso algo pequeño, que puedan sacar de su plato.

Esa es una actitud que te servirá no sólo como líder, sino también como jugador de equipo.

Establecer metas autoimpuestas

Es probable que su empresa ya haya dictado algunas cuotas u objetivos que debe cumplir para que se considere que ha tenido éxito en su función.

Sin embargo, los líderes necesitan estar altamente orientados a los objetivos. Por lo tanto, si los objetivos de su empresa no son suficientes para motivarlo, adelante y establezca algunas metas auto-establecidas a las que pueda aspirar.

Ya sea que se trate de adquirir una habilidad completamente nueva o de terminar un proyecto mucho antes de la fecha límite asignada, adquirir el hábito de cumplir y superar los objetivos asegurará que estés bien equipado para ser un líder cuando llegue el momento.

Salga de su departamento

Antes de subir de rango, es fácil aislarse dentro de su propio departamento. Mantienes la cabeza agachada y te concentras en el trabajo que impacta inmediatamente a tu equipo.

Pero, cuando estás en un rol de liderazgo… Vas a tener que trabajar más allá de las funciones de lo que probablemente haces ahora. Eso significa que tienes que ser hábil en la comunicación con otros equipos y departamentos que podrían no hablar tu mismo idioma.

Eso es algo que puedes practicar ahora, tanto si trabajas en liderazgo como si no. Por ejemplo, si trabaja en marketing, ofrézcase a llevar a alguien del equipo de ingeniería a tomar un café para comprender mejor en qué trabajan, cuáles son sus conductores y cómo hablan de su trabajo.

La repetición de ese sencillo ejercicio con varios miembros de su empresa le ayudará a perfeccionar esa crucial habilidad de liderazgo que consiste en comunicarse eficazmente con las personas, incluso cuando sus prioridades o enfoques sean diferentes de los suyos.

Escuche, escuche y luego escuche un poco más

Es cierto que los líderes hablan, instruyen y delegan mucho. Pero, ¿incluso más que eso? Ellos escuchan.

La próxima vez que estés en una reunión de equipo o en una conversación con un compañero de trabajo, escucha activamente su punto de vista antes de saltar con tus propios centavos. Haz preguntas bien pensadas para tener una mejor idea de dónde viene esa persona.

Escuchar no es una habilidad natural para muchos de nosotros, especialmente cuando sentimos tanta presión para participar en cada conversación. Pero, cuanto más practiques dar un paso atrás y absorber los pensamientos y perspectivas de los demás, más preparado estarás para ser un líder de primera categoría.

Sea un animador

El pensamiento positivo y la capacidad de ofrecer apoyo son habilidades de liderazgo cruciales. Afortunadamente, puedes asumir ese papel de estímulo en tu equipo, independientemente de si estás o no en una posición de liderazgo formal.

Cuando un colega se desahoga sobre una situación difícil en la que está con un cliente… Asegúrale que estás seguro de que lo resolverá. ¿Cuando todo tu equipo se siente desanimado por un proyecto de grupo compartido? Sé el que entra con algunos pensamientos positivos – y tal vez incluso una ronda de café para todo el equipo.

La vida no siempre es fácil en el trabajo, y todo el mundo aprecia a la persona que está dispuesta a ver el lado positivo y a levantar el ánimo de todos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *