¿Qué es la eficiencia empresarial? – Explicado

  1. Educación
  2. Universidad
  3. ¿Qué es la eficiencia empresarial?

Libro Relacionado

Eficiencia empresarial para tontos

Por Marina Martin

Una estrategia efectiva para implementar cambios en su negocio significa tomar las decisiones y adoptar las herramientas y procesos que generen los mejores resultados al menor costo para su negocio u organización. El costo aquí se refiere no sólo a dólares y centavos, sino también al impacto en todos los demás recursos, incluyendo el tiempo y la felicidad de los empleados.

Con demasiada frecuencia, la gente se centra en los aspectos financieros de la eficiencia, ignorando o subestimando los efectos en otras áreas. Usted no quiere correr o trabajar en un negocio que se centra en el ahorro de costes por encima de todo lo demás.

Considere la eficiencia a través del lente de una Mejora de Pareto, llamada así por Vilfredo Pareto. Cuando usted hace una Mejora de Pareto, mejora la situación de una persona sin afectar negativamente a nadie más. Darle a John un salario más alto sin reducir el salario de nadie más o sacrificar el aumento de alguien más es una mejora de Pareto.

Sin embargo, si sólo tuvieras suficiente dinero para dar a Juan o a María un aumento – por lo que el aumento de Juan viene a expensas de María – no es una Mejora de Pareto.

En términos más generales, la eficiencia empresarial es la aplicación de las Mejoras de Pareto de una manera que considera no sólo a las personas sino también a los sectores de la empresa. Un cambio es eficiente si aumenta la satisfacción del servicio al cliente sin afectar negativamente a los departamentos de TI o Finanzas.

Esto se opone a la idea de un juego de suma cero, en el que hay un recurso finito y añadir algunos a la Persona A por definición significa quitarle algunos a la Persona B. Algunas personas ven la seguridad mundial como un juego de suma cero – cuando los Estados Unidos ganan cuatro misiles nucleares, son cuatro misiles más seguros, y cada otro país es relativamente menos seguro.

Los términos eficiencia y efectividad a menudo se usan indistintamente, pero no significan lo mismo. Un proceso terriblemente ineficiente puede seguir siendo bastante eficaz. La eficacia es la frecuencia con la que un proceso llega a su resultado final declarado. Caminar y correr son dos maneras efectivas de llegar a la tienda, pero correr puede ser más eficiente dadas las circunstancias.

La eficiencia es diferente para cada uno

A la luz de la definición dada, es importante entender que no existe una ecuación matemática para la eficiencia que se aplique universalmente. Las metas, los valores, las experiencias y los recursos específicos de su organización son todos de color, independientemente de que una determinada elección sea eficiente o no.

Por ejemplo, si usted dirige una granja lechera orgánica, nunca sería eficiente darle a sus vacas antibióticos diariamente en masa. Esto haría que su leche fuera inorgánica, y reduciría efectivamente su producción a cero sin importar cuánta leche se produjera realmente. Sin embargo, si usted es una granja lechera no orgánica, entonces los antibióticos pueden tener mucho sentido para reducir sus costos de atención médica y las tasas de mortalidad bovina.

Además, los costos de los recursos son relativos. La adopción de la tecnología más avanzada no suele ser la opción más eficiente para una empresa de baja tecnología cuando no cuenta con las habilidades de los empleados para utilizarla correctamente o con el apoyo técnico interno para mantenerla.

Del mismo modo, hacer un cambio que ahorre 30 minutos por empleado por mes puede no ser una gran diferencia en una empresa de cuatro personas, pero liberaría el equivalente de múltiples empleados adicionales si una empresa de 1.000 personas tomara la misma decisión.

Eficiencia es compartir conocimientos con los demás

Las mejoras en la eficiencia rara vez ocurren en el vacío. Incluso las mejoras que parecen sencillas, como revisar un extracto bancario y darse cuenta de que está pagando “demasiado” por el mantenimiento del equipo, dependen de factores externos. No hay una cantidad fija correcta para pagar por el mantenimiento del equipo – lo que importa es lo que todos los demás están pagando por él, y cómo su negocio y sus necesidades caen en esa escala.

Siempre hay mejoras que hacer, nuevas habilidades que aprender y nuevas tecnologías que mejoran la eficiencia que entran en el mercado. Hay expertos que han estado pensando en la eficiencia sin parar durante más de una década y aún así aprenden cosas nuevas todos los días.

El mundo de los negocios es generalmente reservado. Hay mucha preocupación acerca de que los competidores tengan acceso a su base de clientes, roben a sus mejores empleados o saquen la receta secreta de la salsa del cubo de la basura.

Pero cuando se trata de mejoras en la eficiencia, hay mucho que ganar al compartir. De hecho, si Motorola no hubiera compartido su proceso interno para mejorar la calidad y reducir costes, Six Sigma nunca existiría. Lo mismo con Toyota y Total Quality Management.

Así que la próxima vez que vaya a una reunión de la Cámara de Comercio o a una feria de la industria, no sea tímido a la hora de hablar de eficiencia. Compartir consejos no sólo puede ayudar a construir fuertes lazos con los proveedores y clientes potenciales, sino que también le sorprenderá el valor de las ideas que escuche a cambio.

Post Your Thoughts